martes, 22 de diciembre de 2015

Serie Dos dragones enlazados de Clara Bright

1.Enlazado al príncipe



Botas pesadas resonaron del otro lado de la puerta, y Alim contuvo la respiración. Sintió sólo un pequeño relámpago de pánico en su corazón, antes que la puerta se abriera y él se congelara. El terror se volvió renuncia vacía en un minuto. Se levantó, los brazos en alto para mostrar su rendición y aproximarse a los soldados del Señor Dragón.

Si él obedecía, se decía a sí mismo, su abuelo y los vecinos estarían seguros. Era así como tenía que ser.


2. Feudo de reproducción


El cuerpo de Alim estaba ardiendo. Él se quemaba, por dentro y por fuera desde hacía días, y resistió a la perversa incomodidad en silencio y en la soledad del conjunto de habitaciones reservadas para él por sus captores. La semana siguiente a su humillante encuentro con Erol la única distracción a su soledad y al hambre que lo consumía todo dentro de él, era la constante vibración de las alas de los dragones volando por el cielo fuera de su ventana. Los pocos libros en su cuarto no conseguían atrapar su interés, pero el sonido del batir de alas lo llamaba. Era exactamente lo opuesto a lo que esperaba en su primera noche solo en el palacio del Señor Dragón.

3. Ritual de apareamiento


—Podría hacer esto, si alguien, quien sea, pudiera decirme exactamente qué, —él respondió. —Exiges esas cosas de mí, y nunca dices por qué o cómo voy a hacerlas.

—¿Tú crees que nadie exige nada de mí? —Estalló Erol. Su rostro estaba contraído. Él cerró los ojos, suspiró y continuó en un tono más moderado. —Ningún gobernante de la isla escoge a la persona que va a tener como compañero de vida. Mi padre tuvo una segunda esposa, una concubina, mi madre, porque la primera elección de los videntes no fue satisfactoria para él. Es dónde la sangre y la voluntad de los videntes se impone, Aras debe gobernar, pero era el deseo de mi padre evitar eso.

—Eso no me dice nada de lo que esperas de mí, —dijo Alim. Sólo entonces él se aventuró más cerca del borde y de la vista del valle debajo. —Tus videntes me eligieron, pero como voy…
—Unirte conmigo cambiaría tu cuerpo, o debe estar cambiando ahora...

4. Robado y compartido


Algo en Erol cambió el día del ritual, y a pesar que Alim deseaba profundamente desmerecer esto, no podía olvidar la manera que él lo abrazó y estrujó cuando ellos se lanzaron juntos desde la montaña hacia los valles más allá. Erol podría haberlo dejado car hacia la muerte, en sólo un segundo, por puro despecho, pero en cambio lo sujetó y abrazó como algo precioso...


5. Robado y rescatado


Los hombres ataron a Alim a los anillos de hierro fijos en la pared de piedra de una pequeña habitación en el subsuelo de la torre. Alim no se resistió; no tenía sentido colocar su vida y la de su hijo en riesgo en un escape infructuoso.

Inmediatamente después lo dejaron, y él observó como desaparecían a través del rectángulo de luz que era la puerta abierta mientras colgaba de las muñecas e intentaba no llorar cuando la pesada puerta se cerró.


Él colgó un tiempo largo, su barbilla caída contra el pecho, sin preocuparse en probar la fuerza de sus muñecas. Después del ataque de la última hora, su cuerpo fue drenado de toda voluntad de resistencia..

Descargarcon PCould

2 comentarios:

  1. Me los llevo! Muchas gracias, buenas noches!

    ResponderEliminar
  2. Amo el Mpreg:
    A pesar de que menciona el Mpreg, no pude pasar del segundo libro, y eso el segundo no lo terminé; me desagrada mucho la violencia y la degradación,sin importar el final al que lleve.
    Muchísimas gracias por tu página y tu trabajo. :)

    ResponderEliminar